Suscríbase ahora

Noticias de tendencia

Rympa

Arce Gómez, ni olvido ni perdón
Opinión

Arce Gómez, ni olvido ni perdón 

Por: Alfredo J. Zaconeta Torrico

Luis Arce Gómez fue ministro del interior de Bolivia desde el 17 julio de 1980 (Golpe de Estado), hasta el 4 de agosto 1981 durante el gobierno de facto del Luis García Meza Tejada, quien derrocó a la presidenta Lidia Gueiler Tejada.

Arce Gómez pasó a la historia por acuñar la frase -en advertencia a sus detractores y opositores- “Con el Testamento bajo el Brazo», como una forma de amenaza a la población boliviana de aquella época, que no estuviera dispuesta a cumplir con su Decreto Ley, impuesto por la dictadura.

“Todos aquellos elementos que contravengan con el decreto ley tienen que andar con su testamento bajo el brazo, porque vamos a ser taxativos, no va haber perdón” afirmó Arce Gómez en julio de 1980.

Arce Gómez nació el año 1938 en la ciudad de Sucre, Chuquisaca, hijo del militar Luis Arce Pacheco. Fue primo hermano -por parte de madre- de Roberto Suárez Gómez, el más grande narcotraficante boliviano de la segunda mitad de siglo XX, quien, por revelaciones posteriores, fue uno de los que financió junto a otros narcotraficantes el golpe de Estado del 17 de julio de 1980.

Su vida fue siempre sinónimo de desorden; tras graduarse como subteniente de ejército el año 1959 Arce Gómez fue dado de baja en 1960 acusado de haber violado a una de las hijas de sus superiores, siendo expulsado definitivamente del ejército por indisciplina.

Una faceta muy poco conocida de Arce Gómez es que entre 1960 hasta 1964, comenzó a trabajar como fotógrafo de «acontecimientos sociales» oficio que le permitió trabajar en el periódico «Presencia».

Con el objetivo de lograr su reingreso a filas del Ejército, el militar en desgracia se sumó al golpe de encabezado por René Barrientos y Alfredo Ovando en 1964, logrando así su reincorporación con el grado de capitán.

Solazado con la dictadura, Arce Gómez hizo méritos para lograr su ascenso al grado de mayor en 1969, cuando reapareció junto al dictador Alfredo Ovando Candia, esta vez como Jefe de Seguridad del Palacio Quemado. Luis Arce Gómez fue acusado de ser el autor de varios asesinatos durante la dictadura de Ovando, entre ellos, el asesinato de los esposos Alexander.

Cuando la dictadura de Ovando cayó en 1970, Arce Gómez huyo junto con el dictador derrocado hasta España, donde obtuvo como recompensa por sus fechorías, una beca en la Escuela del Estado Mayor de la España franquista.

Retornó a Bolivia en 1974, momento en el cual Bolivia era sometida por otra dictadura, la de Hugo Banzer Suarez (1971 -1978).

En España, Arce Gómez pudo perfeccionar sus métodos terroristas como medio de persecución a sus adversarios, estos le valieron para ser reclutado en enero de 1980, por quienes planificaban un nuevo Golpe de Estado a la cabeza de Luis García Meza.

En ese propósito criminal, confeccionó una lista negra con 115 nombres de personas, que, a sugerencia de Luis Arce Gómez, debían ser eliminadas antes del Golpe de Estado con el que se harían del poder.

En la lista figuraban dirigentes políticos y sindicales, militares, intelectuales, sacerdotes y periodistas. Tras el triunfo del golpe del 17 de julio de 1980, ocupa la cartera del Ministerio del Interior y se convierte, en el «hombre fuerte» del régimen dictatorial García Mezista.

Luis Arce Gómez fue acusado y vinculado a varios asesinatos y atentados, entre ellos:

  • Asesinato del padre Luis Espinal Camps, director del semanario Aquí, en marzo de 1980.
  • Atentado con explosivos contra el domicilio de Aníbal Aguilar Peñarrieta, también en 1980.
  • Atentado con explosivos contra el semanario Aquí y las radios Fides y Panamericana.
  • Asesinato de Marcelo Quiroga Santa Cruz, Carlos Flores y Gualberto Vega.
  • Masacres sangrientas en centros mineros como en Caracoles, Catavi y Uncía.
  • Masacre a dirigentes del MIR en la calle Harrington, donde murieron 8 personas.

También de múltiples desapariciones, de personas de las cuales hasta hoy no se tiene paradero.

Quedó evidenciada la vinculación directa de la dictadura de Luis García Mesa con el narcotráfico, siendo el operador de toda esa logística Luis Arce Gómez, delito por el cual fue extraditado 1989 a los Estados Unidos, donde estuvo preso hasta el de 9 de julio de 2009, cuando fue expulsado hacia Bolivia.

El 21 de abril de 1993 se constituye una fecha histórica, cuando la Corte Suprema de Justicia concluyó con una sentencia condenatoria a Luis García Mesa y sus colaboradores, a 30 años de cárcel sin derecho a indulto por los delitos de alzamiento armado, organización de grupos irregulares, asesinato, asociación delictuosa y otros.

Los delitos particulares de los que fue acusado Luis Arce Gómez fueron:

  • Alzamiento armado y organización e integración de grupos irregulares, con la pena de 30 años de presidio.
  • Delitos contra la libertad de prensa, con la pena de 3 años de reclusión.
  • Asesinato, sancionado con 30 años de presidio, sin derecho a indulto.
  • Genocidio de la calle Harrington de Sopocachi, donde murieron asesinados algunos miembros de la Dirección Nacional Clandestina del MIR, con la pena de 20 años de presidio y 500 días de multa.

Luis Arce Gómez falleció este lunes en el Hospital del Tórax de La Paz, donde quedó internado en terapia intensiva; no llegó a cumplir los 30 años de sentencia que dictó la justicia por sus múltiples delitos.

Arce Gómez no respondió por varios delitos, uno de ellos, el paradero de los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz, líder del PS-1.

Arce Gómez ni olvido, ni perdón.

Alfredo Zaconeta es periodista

Twitter: @alfredozaconeta

Facebook Comments

Related posts