“En 15 años de amistad, jamás le oí (a Evo) hablar en aymara, peor en quechua”

El Presidente indígena de Bolivia, Evo Morales, fue ayer noticia por haber pronunciado en público por primera vez, en 13 años de gobierno, nueve palabras en un idioma nativo: el aymara.

0
119
“Kamisaki kullakanaka (¿cómo están hermanas?), Kamisaki jilatanaka (¿cómo están hermanos?), Kamisaki kullakitanaka (¿cómo están hermanitas?) y ma jach’a arumtawi jumanakaru, takpacha markanakaru (un saludo a ustedes a todos los pueblos)”, saludó Morales a una audiencia de mujeres aymaras, reunida en radio San Gabriel de El Alto (Video: Erbol Digital).
“Nosotros no podemos obligar (al Presidente a hablar  aymara todo el programa)”, explicó comunicador Antonio Gutiérrez Villavicencio al finalizar el programa Jacha Urur para justificar por qué la entrevista “fue preparada en castellano»
«Interpretar en quechua o aymara es diferente”, dijo Gutiérrez al periodista Peter Luna Sillerico.
El dominio de un idioma nativo en público por parte del Presidente boliviano debía ser lo más cotidiano, dado que él se autoproclama indígena y su partido escribió el artículo 234 de la Constitución, que fijó como requisito para acceder al desempeño de funciones públicas “hablar al menos dos idiomas oficiales del país”.
“(Ese saludo) es como como decir «hello brothers» «hello sisters». Eso no es hablar en aymara…. jajaja. Entonces, yo soy multilingüe…. Hallo Brüder…”, trinó con sarcasmo Edgar Sánchez, exmilitante del gobernante Movimiento al Socialismo (MAS), en su cuenta Twitter.

“Juan de la Cruz Villca y yo alguna vez quisimos hablarle en aymara, @evoespueblo se resistió… En 15 años de amistad jamás le oí hablar en aymara, peor en quechua”, dijo en otro tuit.

El tema de las lenguas nativas entró en la agenda mediática después que la periodista de El Diario, Yolanda Mamani, pidió al Vicepresidente Álvaro García, través de una inocente pregunta en un desayuno navideño, saludar en un idioma nativo y él no pudo articular ni siquiera un saludo como lo hizo este sábado Morales.
En agosto de 2012, el gobierno aprobó la Ley General de Derechos y Políticas Lingüísticas (269), que estableció un plazo de tres años para que los servidores públicos cumplan con el requisito constitucional de hablar el castellano y un idioma nativo.
El fatídico plazo terminó en agosto de 2015 y hasta la fecha ninguno de los dos mandatarios demostró en público el dominio de un idioma nativo.
“Asumimos que la Constitución es una obligatoriedad, por lo tanto, quien quiera permanecer en su trabajo tiene que saber hablar un idioma originario. Hablar una lengua también es una condición de acceso laboral, porque entrará en los requisitos para cualquier postulación”, indicó el viceministro de Descolonización, Félix Cárdenas, en agosto de 2015, según una publicación de La Razón.
Hasta el momento, Cárdenas no se pronunció respecto a los últimos eventos públicos que ponen en duda si el Presidente y Vicepresidente cumplen el artículo 234 de la Constitución Política del Estado.

Facebook Comments