Suscríbase ahora

Noticias de tendencia

Rympa

Noticias

En Alemania: La policía deja en libertad al joven de 20 años autor del ciberataque a políticos alemanes 

El estudiante llevó a cabo este ataque, el peor de la historia de Alemania, por su «enfado» con los políticos
Un estudiante de 20 años ha confesado ser el autor del ciberataque masivo contra personalidades públicas y políticos que se produjo el pasado diciembre en Alemania y que tuvo entre sus víctimas a la canciller Angela Merkel. El joven, que fue detenido ayer con carácter preventivo en casa de sus padres, con los que aún vive, ha sido puesto en libertad con cargos. Al parecer llevó a cabo su acción por «enfado» con los políticos. No hay por el momento indicios de una conexión con los servicios secretos de terceros países.
La presión a las autoridades de Interior por su tardanza en detectar el hackeo y las críticas a las redes sociales por la falta de seguridad, sin embargo, no han remitido. Uno de los diputados más afectados por esta última filtración de datos personales, el copresidente del partido de Los Verdes, Robert Habeck, ha reaccionado anunciando el cierre de sus cuentas en Facebook y Twitter.
La detención del joven, cuya identidad no ha sido facilitada, se produjo tras el registro de su domicilio, en el estado federado de Hesse, según ha informado la Oficina Central para la lucha contra la Delincuencia en Internet (ZIT) de la Fiscalía de Fráncfort y la Oficina de Investigación Criminal (BKA) en un comunicado. Previamente, los investigadores registraron la vivienda de un joven de 19 años en la localidad de Heilbronn, en el estado federado de Baden-Württemberg, que afirmó haber estado en contacto con el responsable confeso del ciberataque.
El hackeo, uno de los peores registrados nunca en Alemania, no se conoció hasta la noche del pasado jueves, aunque la publicación de los datos se había iniciado antes de Navidad en una cuenta de Twitter, siguiendo el formato del tradicional calendario de Adviento, es decir, una filtración diaria desde el 1 al 24 de diciembre. El 20 de diciembre, por ejemplo, se filtraron los números de teléfono de 28 políticos del Partido Liberal (FDO), un día después datos de 130 del partido La Izquierda, el 22 de diciembre de 110 políticos de Los Verdes, el 23 de unos 300 del Partido Socialdemócrata (SPD) y el día de Nochebuena de unos 400 de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de Merkel. Más de la mitad de los diputados del Bundestag (cámara baja) se vieron afectados.
La tardanza de los servicios secretos en detectar o informar del asunto ha puesto en jaque al ministro de Interior, Horst Seehofer, de cuyo departamento dependen los servicios de inteligencia y de seguridad cibernética. La propia canciller fue informada de lo ocurrido jueves 3 de enero, casi diez días después de que el hacker abriera la última ventanilla del calendario de Adviento. Su número de fax, de teléfono y varias cartas ya circulaban en la red.
En un primer momento, la mano de Rusia emergió en la mente colectiva, una imagen que se esfumó con cierta rapidez una vez que expertos informáticos pusieran de relieve que el hackeo no respondía al modus operandi conocido. No se ajustaba a ningún patrón. Los datos filtrados procedían de numerosas fuentes, se referían a políticos pero también a artistas y periodistas, y parecía haber sido un largo trabajo de recopilación. En algunos casos, como el de Habeck, se filtraron foto familiares y correos de índole político de los que ahora, una vez desvelado, se arrepiente de haber escrito.
elmundo.es

Facebook Comments

Related posts