Mujeres que nunca conocieron el 8 de marzo

0
123
Jhanet Lazarte Soto es vendedora ambulante en inmediaciones de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA). Ofrece fundas de plástico para matrículas. Su semblante denota cansancio porque está parada desde hace horas. Para ella, el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer, es “como cualquier otro día”.
 
Cuando habla con RimayPampa permanece cabizbajo y tiene la mirada perdida entre la gente que circula apresurada. “Igual tenemos que trabajar, cocinar. No hay nada para nosotras”, indica. Como ella, miles de mujeres bolivianas no gozaron hoy de ningún asueto.
Jhanet no se enteró de los actos que los colectivos de mujeres programaron para conmemorar esta fecha, ideada en 1910 por la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, como homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal.
 
“Deberían vivir como mujeres y valorarse cada una, ¿para qué salir a marchar?”, cuestionó y recordó que una de las pocas fechas festivas que tiene es el Día de la Madre porque sus hijos la obligan a ir a su colegio para compartir un momento.  
 
“Sólo es trabajar al igual que el Día de la Madre”
 
Lourdes Tudela, que tiene un puesto de venta en la zona Achachicala de La Paz, no sabe el significado de la fecha de hoy. Abarrotada entre dulces, refrescos y galletas que vende a
estudiantes de la Escuela Industrial “Pedro Domingo Murillo” y Universidad
Salesiana de Bolivia, dice que hoy “es un día normal”.
 
“Para nosotras (el) Día de la Mujer no hay, somos mamás que tenemos una responsabilidad, no hay esa fecha que diga nos vamos a festejar”, señala entre risas.
 
Lourdes Tudela en su quiosco en Achachicala / Foto: Rudy Guarachi
 
Narra que su negocio no marcha mal, pero tampoco bien, y remarca que no queda más que trabajar, incluso el Díade la Madre.
 
Lourdes reconoce que, en los últimos años, la mujer ha logrado “más respaldo que antes” sobre todo en temas de violencia y violaciones.
 
“No estoy acostumbrada”
 
Escondida por la lluvia entre los productos que comercializa, Maruja Rojas cuenta que sí conoce el Día Internacional de la Mujer, pero no la celebra. “Yo salgo normal a trabajar”,
asegura.
 
Cancha de la Liga Mejillones en la zona Achachicala / Foto: Cambio
Arropada por el frío al interior de su quiosco, ubicado al frente de la cacha de la Liga Mejillones de La Paz, dice que no está acostumbrada a los festejos.
 
Respecto a las movilizaciones de colectivos femeninos, Maruja expresa algo de indiferencia porque no sabe nada de los actos programados para hoy.
 
“Con mucho trabajo uno se olvida de las fechas”
 
Sdenka Bascopé, muy conocida entre los estudiantes y docentes de la UMSA por su gran humor a la hora de vender jugos de frutas, afirma conocer el Día Internacional de la Mujer, pero por el excesivo trabajo terminó olvidándolo.
 
Se siente orgullosa de ser mujer, asegura que no es fácil serlo, por el “gran peso” que conlleva, y sugiere valorarse  todos los días y no sólo hoy.
 
Sdenka Bascopé en su quiosco de jugos de frutas al interior de la UMSA / Foto: Rudy Guarachi
 
No está en desacuerdo con las movilizaciones de la jornada, pero advierte que las marchas convierten en un caos la ciudad y complican su trabajo; sin embargo, opina que son necesarias las movilizaciones.
 
“Renegamos contra ellas, pero está bien, es algo para que las mujeres nos sintamos un poco más orgullosas de ser mujeres, estar un poco más relacionadas con ese ambiente”, afirma y felicita a todas las mujeres.
 
Las Naciones Unidas celebraron el Día Internacional de la Mujer por primera vez el 8 de marzo de 1975.

Facebook Comments