Noticias

“Viejo Calavera”, el filme que retrata la vida de los mineros que no ven la luz del sol por días

0

Elder Mamani (Julio César Ticona) es un joven que le cuesta tomar el ritmo en la vida. Él entra a trabajar en la mina de Huanuni, después que su padre fallece en un accidente y tiene un padrino. Pero no se dedica sólo a trabajar.


Este es el argumento de “Viejo Calavera”, el filme se exhibe desde el 8 de diciembre en salas de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba, Tarija y Sucre. Para conocer los horarios de exhibición, visite https://www.facebook.com/viejocalavera

En una entrevista con el programa Nunca Es Tarde, Kiro Russo, director, y Pablo Panigua, fotógrafo, contaron detalles del estreno nacional de la película, que fue en Huanuni. 

“Teníamos un compromiso con los mineros de estrenarla ahí (en Huanuni) por primera vez en Bolivia. Ha ido súper bien. Teníamos programadas dos sesiones, hemos llenado las dos sesiones y nos exigieron una tercera. Nos hemos tenido que quedar, tuvimos una sesión a las 11 de la noche porque había un montón de gente que se quedó afuera. Estamos haciendo el recuento de entradas y hemos tenido por lo menos unos 1700 espectadores”, contó Paniagua.

Russo destacó que además el cine de Huanuni funcionó después de muchos años. “La gente (fue) con mucha curiosidad de ver la película pero otro de los fenómenos importantes fue la idea y la vivencia de volver a abrir un cine en Huanuni. Eso ha remitido a mucha gente al pasado y la experiencia misma de ir al cine con su familia, eso también ha tenido bastante peso. Paradójicamente, esa sala es realmente enorme, para 700 personas y está cerrada hace mas de 25 años”, dijo el director.

Respecto a la reacción del público, los cineastas contaron que fue diversa, porque hubo opiniones tanto positivas como negativas.

“La película ha sido bastante controversial. Hay gente que le ha gustado bastante la película, sobre todo, los mineros que pueden sentirse identificados con ciertas realidades que mostramos en la película pero no está demás decir que había gente muy molesta con la película. Nosotros ya esperábamos tener reacciones negativas porque estamos tratando una realidad que a veces es muy incómoda para la gente en Bolivia que es el alcoholismo.

Por otro lado, esta es una película que plantea una forma diferente de cine que no es tan condescendiente con el espectador, no es lo que estamos acostumbrados a ver y obviamente mucha gente no va a estar a gusto con este tipo de cuestionamiento”, agregó Russo.

Paniagua comentó también que al día siguiente del estreno, los asistentes llamaron a la radio de Huanuni para opinar sobre la película. “Hay gente que no le ha gustado nada porque no se muestra Huanuni como ellos hubieran querido, como ellos imaginaban. Hemos optado por una representación y por una historia que es ficción mucho más oscura y que transcurre en la mina. Entonces no hay vistas, ni paisajes, ni nada folklorista que es lo que la gente estaba esperando”, dijo.

Al respecto, Russo comentó que prefirieron no mostrar paisajes de Huanuni porque no coincidía con la propuesta del argumento.

“Para mí ha sido y sigue siendo más importante ser fiel a una puesta en escena y a una posición formalista que tengo como director y que tenemos en el cine. He sido fiel a generar una sensación de estar encerrado, oprimido, en la oscuridad todo el tiempo por eso hay casi como una claustrofobia y ese es un efecto buscado. Si filmamos una panorámica abierta se contradice todo. Hay que ser muy consecuente con la forma en el cine, es parte también de la posición política de la película”, aseguró el director.

“Hay mineros que trabajan 24 horas dentro de la mina y hay mineros que por semanas no ven la luz del día. Entonces me interesaba que se vea eso y que se pueda sentir como espectador”, acotó y recordó las historias que conoció en los 50 días de rodaje.

Los realizadores contaron que la idea del filme surgió después de rodar el cortometraje “Juku” en 2010. “Había una obsesión que yo tenía por filmar la oscuridad. Cuando filmamos en las minas para mí estaba muy claro que era necesario hacer una ficción sobre el mundo minero. Porque no ha habido ninguna ficción sobre el tema en Bolivia, a pesar que es un tema recurrente. Sí hay muchos documentales muy formales pero generalmente hechos por extranjeros. Es un mundo apasionante. El mundo de las minas da para hacer no una, sino cientos de películas porque es un mundo muy infinito no solamente la mina como espacio, sino las historias y por otro lado un mundo muy gigante, que nosotros no tocamos para nada, que es el lado de las leyendas y el lado histórico”, indicó Russo sobre la expereicnia que le cambió la vida.

Para conocer más sobre los detalles del rodaje y las experiencias de los realizadores, escuche aquí la entrevista completa.
Además, Paniagua destacó que los actores son mineros reales y que se sorprendieron gratamente con el desenvolvimiento que tuvieron frente a las cámaras.

“Julio César, que no está vinculado al arte, ha tenido mucho talento. Nos ha impresionado su facilidad de estar en la cámara, de adaptarse a las condiciones del rodaje. Ha sido muy lindo encontrarnos con gente tan talentosa. Fue una decisión de Kiro y también es una propuesta nuestra el no usar actores profesionales y tratar de hacer un cine junto al pueblo”, dijo.

Facebook Comments

Rympa
Periodismo de investigación en Bolivia

Análisis de casos emblemáticos de violaciones a los Derechos Humanos, Caso: «Veto Publicitario, veto a la libertad de expresión»

Previous article

Alex Ayala presenta su libro: «Rigor mortis. La normalidad es la muerte»

Next article

You may also like

More in Noticias